Diseñar con el peso de la palabra misma

Diseñar con palabras

No sé si les ha pasado que al momento de priorizar, jerarquizar o enfatizar alguna palabra o texto, terminan enfadándose con su diseño porque dichos elementos; a pesar de tener más grosor, subrayado y mil y un colores encima, sigue sin tener la fuerza necesaria para ser leído y comprendido de manera inmediata. Esto, me atrevo a decirlo, se debe a que desde un inicio la palabra a resaltar no tiene la fuerza (de significado) necesaria para hacerse notar o tomar el rol prioritario que necesita nuestro diseño.

Esta supuesta debilidad de la palabra misma (que no tiene la culpa, si no la nuestra por usarla) se hace muy presente cuando estamos redactando el objetivo general de algún proyecto o al diseñar las indicaciones de algún instructivo o manual.

Si desde un principio estamos trabajando con la materia prima adecuada (las palabras), será mucho más sencillo hacer que el diseño funcione. De lo contrario, se verá forzado y textualmente atorado en una solución meramente ornamentada o “pirotécnica”.

Diseñar con palabras es difícil

Por esa razón, en el momento en que se den cuenta que su diseño no va como les gustaría; antes de pensar en composición, colores, efectos y estilo de tipografía, etc. les aconsejo que redefinan si su texto tiene el suficiente significado semántico para ser el protagonista de la historia. Tal vez la solución es cambiar esa palabra o todo el texto; es cuestión de irse un paso mucho más atrás de lo que estamos acostumbrados a ver o leer. Está difícil, pero creo que vale la pena.

¡Saludos!

Author: Seth

Share This Post On

1 Comment

  1. hola:
    esto me parece muy interesante pero finalmente no se como se denomina la persona que no siente culpa que es mi busqueda. Que tengas un buen día.
    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *